Las misiones

No se puede hablar del oriente sin mencionar las misiones, simplemente porque desde 1609, en el territorio de los Guaranis (misiones del Parana), luego en 1689 y 1691 en los territorios Moxos (Amazonia boliviana) y Chiquitos (Departamento de Santa Cruz) y hasta 1767 cuando se expulso a los Jesuitas de todas las colonias españolas, estos territorios estaban oficialmente bajo un administración misionera. Más concretamente misionera Jesuitica, siendo el principio de un nuevo modo de vida y una orientación determinante en este universo selvatico. Hoy todavía la vida se desarrolla a la sombra de esta influencia que fue más profunda que uno puede pensarlo a primera vista. Si otros órdenes religiosos como los Franciscanos evangelizaron también, los Jesuitas eran los únicos en establecer una organización social con normas de funcionamiento de una sociedad vuelta hacia el respeto de Dios y el ser humano, pero combinado con el aspecto estratégico de sus implantaciones como escudos de protección contra los bandeirantes. Incluso el filosofo Francés Voltaire, anticlerical comprobado (pero antiguo alumno de los Jesuitas) reconocerá el valor de la obra realizada por los Jesuitas, criticando duramente al mismo tiempo su institución
 
Empezada en país Moxos después de casi un siglo de estancamiento, esta evangelización tan particular seguí en país Chiquitos.

En este país, un padre jesuita del nombre de Martin Schmidt va a tener una influencia determinante puesto que era arquitecto y músico y se puso a construir la primera iglesia en San Javier, luego la de San Miguel y la de Concepción. El estilo se impuso, después todas las otras han sido construidas en el mismo modelo. Aproximadamente 2 siglos más tarde, otro jesuita de origen suizo, arquitecto también se va encargar de la restauración de estas iglesias hoy clasificadas " patrimonio histórico y cultural de la humanidad" por la UNESCO
 
Son los jesuitas que establecieron todo el sistema económico interno que perdura hasta hoy: ganadería, tejido, trabajo de la madera, agricultura, organización de los pueblos y administración social de las poblaciones.

Pero queda claro que los Jesuitas tenían una motivación diferente de los otros órdenes religiosos: Evangelizaban pero establecían las bases de una sociedad capaz de vivir en autarquía completa con el fin de demostrar el fundamento del compromiso de Bartolomé las casas desarrollados en la famosa “controversia de Valladolid”.

Este compromiso con los resultados obtenidos causarán su pérdida puesto que los Jesuitas fueron expulsados por el rey de España de todos los territorios de la corona en 1768 y el orden disuelto en 1773. Estas misiones tenían también un valor estratégico en la constitución de los imperios coloniales españoles y portugueses, lo que hizo decir al historiador Boliviano R.G. Moreno que la expulsión de los Jesuitas fue “un crimen geopolítico”.
 
El Vaticano no los olvidará por completo puesto que el orden se reconstruirá en 1814 con todas sus prerrogativas que no tienen equivalencia en la Iglesia Católica.

Condiones de venta - Mencion legales - Mapa del sitio - contact@labolivie-en-voyages.com - Copyright Labolivie en voyages 2010